Las relaciones entre la UE y Japón: el acuerdo comercial da inicio a una nueva era.

Las relaciones entre Europa y Japón recibirán un gran impulso con la firma de un importante acuerdo comercial y una asociación estratégica que hará frente a retos como el cambio climático.
Las empresas de la UE exportan más de 58.000 millones de euros en bienes y 28.000 millones de euros en servicios a Japón al año. Sin embargo, el acuerdo comercial irá más lejos al intentar eliminar el resto de barreras al comercio. Esto incluye eliminar el 90% de los aranceles en más del 90% de las exportaciones de la UE a Japón. Se espera que esta medida ahorre a los exportadores europeos aproximadamente 1.000 millones de euros en impuestos de aduana al año. Además, Japón reconocerá el estado especial de más de 200 productos agrícolas europeos de regiones específicas, conocidas como indicadores geográficos. También se tomarán medidas para reducir las barreras no arancelarias, por ejemplo, al apoyar estándares internacionales en lugar de los requisitos japoneses específicos.
El pasado 1 de febrero entró en vigor el acuerdo comercial entre la Unión Europea y Japón, que elimina progresivamente los gravámenes aduaneros japoneses sobre productos del porcino procedente de la Unión Europea, tanto para la carne de cerdo como para los transformados, lo que supone abrir nuevas oportunidades para el porcino español, que ya es el cuarto proveedor mundial al país nipón.
Hasta ahora, los aranceles a los productos transformados del porcino europeo tenían un gravamen de hasta el 8,5% sobre el valor del producto, mientras que los de la carne eran del 4,3%. En adelante tenderán a la eliminación progresiva, lo que incide en una mayor competitividad que permitirá seguir avanzando a nuestras empresas en Japón, donde la calidad del producto español es cada vez más valorada.

De hecho, España es el país que más ha crecido en el mercado japonés – segundo importador mundial de carne de porcino- en los últimos años multiplicando sus exportaciones por cinco, con cerca de 100.000 toneladas y más de 340 millones de euros en el año 2017, un hito que ha sido posible gracias a que los consumidores japoneses valoran principalmente la alta calidad de la carne de cerdo blanco español.

Japón cuenta con una población de 127 millones de habitantes, de alto poder adquisitivo. Es la tercera economía mundial por valor del PIB, y cuenta con una sofisticada red de distribución, lo que lo hace un destino prioritario para el porcino español.